¿Qué hacer para que mi casa suba mis ánimos?

Hay que reconocer que cuando nos sentimos mal lo mejor que podemos hacer es relajarnos en un lugar que nos guste, en donde nos sintamos cómodos. La seguridad que nos produzca este espacio es, precisamente, lo primero que siempre buscamos y, por tal motivo, nuestros propios hogares suelen ser los refugios a los que acudimos tras un mal día.

Técnicas para que tu casa te suba la autoestima

Y es que, desde que salimos de casa, muchos de nosotros ya la estamos añorando y deseando volver. Si el día se complica, normalmente quisiéramos estar allí en donde nadie puede perturbar nuestra calma.

Sin embargo, esto no se aplica para todo el mundo. Muchas personas preferirían estar en cualquier otro lugar que no fuese su propia casa porque esta no les produce paz. Eso es más normal de lo que puede llegar a parecer.

Para muchos la autoestima tiene que ver con el logro de objetivos personales. Eso es parcialmente cierto. La verdad es que el ánimo y la autoestima se alcanzan cuando recordamos lo que hemos hecho, cuando nos autoconsentimos, cuando aplaudimos nuestros logros y cuando notamos el crecimiento personal.

Además de ello, el aumento de energía positiva a nuestro alrededor es también un trabajo de limpieza y orden en nuestra vida y, sobre todo, en nuestros hogares. Recuerda que dependiendo de cómo esté tu casa y/o tu habitación, en la misma medida así estará tu mente.

Es claro que lo más importante es buscar el propio bienestar y la felicidad, por lo tanto, a continuación queremos darte algunos consejos que te ayuden a que tu casa, tu espacio y santuario esté cargado de buenas energías y representen un lugar en el que encontrar calma. Es decir, que tu hogar realmente eleve tus ánimos.

Bota todo lo que no necesitas:

La mayoría de las veces, lo que evita nuestro bienestar es conservar demasiadas cosas que pudieran no generar más que molestias, incomodidad y frustración.

La gente tiende a guardar en sus casa montones de objetos que, luego, no vuelven a usar y se acumulan en alguna esquina de un desván o de un ático, teniendo como única utilidad ocupar espacio.

Debes saber que esta conducta de guardar y guardar cosas inservibles es más nociva que positiva. ¿Por qué? Porque te mantiene siempre atado o atada al pasado, a los recuerdos que nada hacen contigo y, de una manera y otra, siempre harán que sucumbas a la tristeza.

Mejor dona esa ropa, juguetes, adornos o regalos que no necesitas más a alguien que sí pudiera necesitarlos.

Encuentra un espacio de la casa solo para ti:

De seguro hay alguna sala o espacio de la casa en el que pasas más tiempo y te sientes más cómodo/a.

¿Qué te parece volver ese tu espacio personal en el que medites, te relajes y te acomodes todo lo que gustes?

Es una idea que podría ayudarte a que quizá al llegar de tu trabajo (tras un día muy duro de cansancio y estrés) te recuestes en un mullido mueble, en el suelo o solo te sientes a recuperar tu calma.

No dejes que se acumule la basura:

La basura, así sea inorgánica, atrae energía negativa a una casa. ¿Cómo? Las cosas que no se encuentran en orden generan y muestran una casa confusa y en la que no fluye la energía de manera calmada.

Para este obstáculo, te recomendamos tratar de sacar la basura periódicamente para que tu casa y tú estén siempre en una sintonía de pulcritud y orden.

Si buscas tener tu casa siempre ordenada notarás cómo al llegar te provoca quedarte en ella y encontrarás agradable el estar allí.

Sabemos que muchas veces ataca la flojera de limpieza y orden, pero es algo que deberías tomar como necesario para tu propio bienestar.

De igual forma, si algo está roto en casa, busca maneras de arreglarlo o de pedir que te lo arreglen porquelos objetos rotos o inservibles, como ya te dijimos, atraen malas vibras.

Exhibe y recuerda tus logros:

¿Has entrado alguna vez a una casa en la que en una mesita tienen fotos de momentos especiales de la familia?

Bueno, esa es una buena práctica.

Una de las maneras que se sugieren para elevar la autoestima es recordando los logros personales y lo valiosos que somos. Esto se traduce a que, si puedes destinar un rincón, una pared o un lugar de tu casa a colocar fotos, trofeos o lo que sea que te recuerde lo que has conseguido, no dudes en hacerlo.

Utiliza técnicas de Feng Shui:

No es obligatorio, pero definitivamente esta técnica de orden puede generar un fluir de las energíasbastante interesante para tu casa.

¿Recuerdas que te dijimos que el orden trae consigo vibras positivas? Pues, el Feng Shui pretende y, la mayor parte del tiempo, logra crear espacios de relajación y meditación.

Quizá si colocas en tu zona de la casa algunos elementos del Feng Shui, logres producir buenos resultados para el estado de relajación que tu casa pudiera producir en ti.

No debes olvidar:

El desorden atrae más desorden. Si eres de las personas que dejan todo para mañana, trata de ir eliminando este rasgo porque, de seguro te ha pasado, cuando te das cuenta ya se ha acumulado una gran cantidad de desorden y, muchas veces, tienes que limpiar el doble o el triple de lo que deberías si lo hubieses hecho cuando correspondía.

De igual forma, entendemos que muchos somos personas muy ocupadas, pero no debemos excusarnos en nuestras ocupaciones para no dedicarle tiempo a nuestra casa. Recuerda que es tu santuario y como tal merece un poco de tu tiempo. A la larga, ese tiempo que le dediques se regresará a ti y tu recompensa es la comodidad que sentirás al estar en una casa en la que provoque estar.

Conclusión:

Básicamente lo que debes tener en cuenta es que lo que hoy hagas repercutirá en lo que tendrás por hacer mañana. Todos quisiéramos llegar a casa y encontrar todo limpio y ordenado porque eso nos genera satisfacción.

Sin embargo, mucho de tu bienestar va a depender solo de ti. Por ello lo que tratamos de hacer es que tengas tips muy elementales para que te den ganas de estar en ese espacio que es tan tuyo.

Tu autoestima depende de tu entorno, sí, es verdad. Pero tu entorno no se ordenará solo para elevar tu autoestima. Tienes que también poner de tu parte.

Reply