Connect with us

Tecnología

Cómo elegir una conexión a Internet

Publicado

el

Cómo elegir una conexión a Internet 13

Esta noticia se publicó originalmente el 18/01/2014 y, por tanto, la información que aparece hace referencia a la fecha especificada.

Cable para conexiones de fibra óptica Foto: Ministerio TIC Colombia en Flickr

Ya comienza a hacer tiempo de la llegada de las primeras ADSL , de 256kbps. Desde entonces, mucha gente se ha conectado, las redes de telecomunicaciones han tenido que crecer y, a menudo, las operadoras han optado por realizar ofertas atractivas, aunque no siempre realistas. Un claro ejemplo es la conocida ADSL de «hasta 20Mbps». Que ya nos advierte, con el mismo nombre del producto, que no es fácil que la velocidad real sea ésta.

El bit es la unidad mínima de información que sólo puede tener dos estados excluyentes, que suelen representarse con un 0 (cerrado) y un 1 (abierto). El byte , en cambio, es una agrupación de 8 bits, también conocida en catalán como octeto.

De modo que, así a simple vista, podríamos decir que en un segundo, con una ADSL de 20Mbps y al máximo de velocidad, podríamos descargar un archivo de unos 2 Megabytes. Si, además, tenemos en cuenta que, en realidad, la equivalencia de 1 megabyte (MB) es en realidad de 1.048.576 bytes, cuyo cálculo se complica, pero no varía significativamente por nuestro objetivo.

Por eso, en general, notaremos que una conexión tiene una velocidad «real» de aproximadamente el valor de su nombre dividido por 10, si nos basamos en el tiempo de descarga de un archivo tomando el espacio que ocupa en megabytes, que es la medida que se suele utilizar en lugar de los megabits que hemos comprado.

2. «Inalámbricos» no siempre es mejor

Cómo elegir una conexión a Internet 14 Las conexiones inalámbricas, más cómodas, pero más lentas Foto: Flickr / nSeika

Pero los quebraderos de cabeza no se acaban con esta regla de tres: cuando calculamos la velocidad máxima de la que disponemos en conexiones de alta velocidad como la fibra óptica podemos encontrarnos con sorpresas, sobre todo si conectamos los dispositivos mediante la red Wi-Fi . Un iPad de tercera generación o anteriores, por ejemplo, no pueden llegar a descargar a más de 30Mbps. Y determinados ordenadores o teléfonos móviles tampoco, en función del adaptador inalámbrico del que dispongan. Es por eso que los instaladores de este tipo de conexión siempre realizan las pruebas conectándose por cable al router o router . En este caso, en función del adaptador de red y el tipo de cable, podemos llegar a 1 gigabit por segundo, aunque en algunos casos puede estar limitado a 100Mbps por alguno de los componentes que participan en la comunicación.

Así, el adaptador wifi puede cumplir un estándar u otro: 802.11a, 802.11b, 802.11g, n, ac… Y en cada caso, cuanto mayor sea la letra, mayor será la velocidad máxima de transmisión. En los dispositivos g, por ejemplo, se sitúa en un máximo de 54Mbps, mientras que los n pueden llegar a 150.

Y, evidentemente, existe siempre la cobertura. Por eso suele ser recomendable conectarse al router por cable si necesitamos velocidades altas. Aunque, en ocasiones, hay opciones para aumentarla: mediante repetidores de señal, o con adaptadores PLC , que instalando al menos dos unidades ubicadas en dos enchufes se envían la información por la red eléctrica. Sin embargo, este último caso también suele tener limitaciones de velocidad y suele ser recomendable hacer pruebas antes de adquirirlos.

3. El largo camino hasta casa

A todo esto, también hay que sumarle, sobre todo en el caso de las ADSL -que utilizan la infraestructura de cables de cobre telefónicos «de siempre»-, los problemas derivados del mal mantenimiento de estos cables, así como el aumento del ruido y la atenuación de la señal a medida que ésta se aleja de la central de la operadora. Esto hace que, por ejemplo, las ubicaciones que estén a más de 1,5km de una central puedan tener bastantes problemas en determinadas ocasiones.

Esto hace que en casos como casas aisladas, la mejor opción todavía sea el uso de conexiones por satélite .

4. Sin límites, pero con límites

Cómo elegir una conexión a Internet 15

Otra de las afirmaciones promocionales, esta vez centradas en las conexiones móviles , es el de las tarifas «sin límites». Sin embargo, las conexiones móviles muy a menudo no pasan de 1Gb al mes en cuotas a partir de 9 euros, aunque algunas operadoras incluyen ofertas de 200Mb al mes por ese mismo precio si se contratan conjuntamente con un teléfono fijo y una conexión a Internet en el hogar. Hay que tener en cuenta, pues, que en caso de utilizar 3G , el precio puede encarecerse considerablemente si descargamos archivos grandes o hacemos un uso intensivo del terminal para enviar y recibir imágenes, vídeos o archivos de audio, entre otros.

Además, las tarifas más recientes de alta velocidad (llamadas comercialmente 4G , en contraposición a las actuales 3G, más lentas) hacen que las descargas puedan ser bastante rápidas en determinadas circunstancias, lo que nos puede traer problemas con los límites mensuales, pero a su vez, son extremadamente dependientes del entorno: la cobertura 4G todavía se centra en algunas capitales, y existen espacios rurales donde hay problemas para obtener cobertura GPRS , por lo que la velocidad prometida, en este ámbito, siempre será el máximo que podemos obtener en condiciones óptimas.

5. Entendiendo el producto que nos ofrecen

Así pues, cuando queramos contratar alguna conexión, deberemos tener en cuenta siempre, en primer lugar, si la oferta indica la velocidad de forma absoluta o si habla sólo de lo máximo que se puede alcanzar («hasta»). Y si queremos obtener toda su velocidad, deberemos vigilar con la distancia de la central, siempre que no se trate de conexiones de fibra óptica, que soportan mejor el alejamiento.

Además, siempre que sea posible, conectar el ordenador por cable al router nos asegurará la velocidad máxima que podamos alcanzar, para poder realizar algún test de velocidad y verificar que funciona correctamente.

En el caso de las conexiones móviles, informarnos de la cobertura de cada operadora por las últimas tecnologías nos dará una visión más real del producto que obtendremos, a la vez que conocer los límites reales de descarga de datos -buscando, por ejemplo, si existe una aplicación móvil que nos indique cuando llevamos gastado, o con Android desde las opciones de redes, en el espacio Uso de datos- nos permitirá realizar un seguimiento para no superar los máximos asignados.

Cómo elegir una conexión a Internet 16 Ubicación de la opción Uso de datos en un terminal Sony Xperia

6. Conexiones recomendadas

Por último, teniendo en cuenta lo que nos vienen, podemos intentar adaptar el producto a nuestras necesidades, ya que no siempre nos hará falta la mejor conexión de ADSL o fibra óptica.

– En el caso de un usuario que sólo quiera utilizar la red para navegar o enviar y recibir correos electrónicos , una ADSL de 3Mbps de velocidad puede ser suficiente, si la señal que le llega es lo suficientemente buena -y, posiblemente, con una conexión de hasta 20Mb, podría llegar a recibir exactamente la misma velocidad. En estos casos, el precio o servicio de atención al cliente pueden ser puntos a tener mucho más en cuenta.

– Si el uso de la conexión, en cambio, se basa más en descargas de archivos grandes , entonces la opción pasaría por las ADSL de mayor velocidad (a partir de 10Mbps) o incluso las conexiones de fibra óptica. En estos casos, las ofertas que pueda incluir cada producto pueden ser relevantes a la hora de realizar la contratación: paquetes triple-play , cadenas de televisión que puedan verse con los servicios adecuados o líneas móviles incluidas.

– Para quienes tienen Internet básicamente por jugar a videojuegos online , la mejor opción suele ser la fibra óptica, que reduce de forma muy importante la latencia de la conexión, o sea, el tiempo que tardan los datos en llegar al servidor y en volver en forma de respuesta, conocido también popularmente como ping por la herramienta con la que se comprueba.

– En caso de zonas rurales , lo mejor es comprobar qué proveedores de Internet por satélite pueden ofrecernos una conexión. Quizás en un futuro, si la cobertura de conexiones móviles mejora y se establecen menos limitaciones de descarga, ésta acabe siendo una opción para todos los usuarios.

Click para comentar

¿Y TÚ QUÉ PIENSAS?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Trending