Connect with us

Sucesos

El sabio de la cebolla

Publicado

el

El sabio de la cebolla

En Santa Pau hay un hombre que, desde hace años, cada noche de San Silvestre coge una cebolla, la casca y pone las doce cáscaras que saca en fila india a la cima de una madera y después pone una cucharada de sal dentro de cada casco. Al finalizar este sagrado ritual pone la cebolla descascarada y salada a la intemperie, de cara al norte a ser posible. Al día siguiente, la cebolla le marca, con absoluta precisión, qué tiempo hará durante cada mes del año. Cada cáscara salada representa un mes y, dependiendo de si la sal se ha aguado o no, el hombre de la cebolla, Josep Grabulosa, más conocido como Pep Puet, sabe si el mes será lluvioso o seco, y llega a calcular incluso los litros totales que caerán en todo el año. La cebolla ha marcado que este año 2022 será lluvioso en invierno, con nieve incluida en enero, seco durante el verano y que caerán 900 litros en total. Es la predicción de la cebolla, un método tradicional que está recogido en el costumario de Joan Amades y que se ejecuta en otros muchos lugares y en casas particulares. Pero nadie le ha popularizado como Pep Puet, mecánico de profesión, meteorólogo por devoción, algo adivinario y curandero, dones heredados de su abuelo Pau Claret, inventor y aventurero, famoso porque trató de volar saltando del tejado con un paraguas extendido. El abuelo de nuestro mago de la cebolla no tuvo mucho éxito con la prueba de vuelo, pero al menos sobrevivió. No se pueden contar con los dedos de las manos y pies juntos los medios de comunicación que han pasado por el bar Can Puet para registrar el mago de la cebolla hecho su prueba, de escasa base científica pero de una “eficacia probada” . Carismático y con una paciencia que le envidiaría el propio Job, Puet no deja de hacer demostraciones gratuitas de cómo se hace la prueba de la cebolla a grupos escolares y de jubilados, turistas venidos de todas partes. Generoso como él solo, regala su tiempo para contar a los visitantes fórmulas basadas en la observación de la naturaleza para predecir los cambios de tiempo. Tanto el método de la cebolla como una recopilación de predicciones populares están impresos en el mantel de Can Puet, donde también tiene su sede la estación meteorológica que recoge los datos reales día a día de forma rigurosa. Magia y ciencia se dan la mano. A algún visitante se le ocurre pedir por el loco de la cebolla, lo que hace mucha gracia a Pepe, hombre de un gran sentido del humor. Ser de la cebolla sin connotaciones políticas y conservar y difundir las tradiciones no es estar loco, es ser sabio.

Click para comentar

¿Y TÚ QUÉ PIENSAS?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Trending